Menú

Combatiendo la inflación: detrás de los altos precios de la energía y qué hacer al respecto

Tiempo
de lectura:
5 minutos
Ahora estás leyendo: Combatiendo la inflación: detrás de los altos precios de la energía y qué hacer al respecto
Tiempo
de lectura:
5 minutos
Escribe: Matt Letourneau, Director General de Comunicaciones y Medios del Instituto de Energía Global

20 de Junio del 2022

* Artículo original publicado en la Cámara de Comercio Americana. Elaborado por Matt LetourneauDirector General de Comunicaciones y Medios del Instituto de Energía Global de la Cámara de los EE. UU. Traducido y editado por AmCham Perú.

Resumen general: A medida que aumentan los precios de la energía y el costo de la inflación, la Administración Biden puede ayudar a controlar el aumento de los precios de la energía mediante la expansión de la producción energética estadounidense.

En marzo, los aumentos interanuales de los precios al consumidor superaron el 8,5 %; el aumento inflacionario más alto de los últimos 40 años. Uno de los impulsores fue el aumento vertiginoso de los costos de la energía, que afecta prácticamente a todos los sectores de la economía.

Si bien la guerra en Ucrania y los impactos en la cadena de suministro de las sanciones rusas han exacerbado las presiones sobre los precios, los precios de la energía ya estaban aumentando mucho antes de que lo hiciera el conflicto. Los precios de la gasolina se han más que duplicado desde sus mínimos pandémicos y ahora promedian $4.21 por galón en todo el país. En el año anterior a la invasión rusa de Ucrania, los precios habían aumentado alrededor de un 40% (más de un dólar por galón). Los precios del gas natural y la electricidad también contribuyen de manera importante. Esto se puede ver en el mapa de precios de la electricidad de 2021 del Global Energy Institute , que registró un aumento récord del 5,6 % en los precios de la electricidad solo el año pasado, una cifra que solo aumentó en 2022.

¿Qué hay detrás de los altos precios de la energía? 

1. Oferta y demanda. Al igual que otros productos básicos, los precios de la energía están dictados por la oferta y la demanda básicas. A medida que se han reanudado los viajes de negocios, de placer, y ha regresado la fabricación, la demanda ha aumentado; pero los suministros siguen estando limitados por una variedad de factores.

2. Incertidumbre. La administración actual asumió el cargo con una agenda que incluye la eliminación gradual de los combustibles fósiles como el petróleo y el gas natural en un cronograma agresivo. La exploración y producción de petróleo y gas natural son extremadamente intensivas en capital y requieren una importante inversión inicial y planificación. Los inversores prestan mucha atención a este tipo de señales, y el temor a que los obstáculos normativos afecten a la rentabilidad ha frenado la inversión. Algunos políticos insisten en culpar a las compañías de petróleo y gas natural por la situación actual; acusándolas de aumento de precios y usando argumentos desacreditados sobre arrendamientos no utilizados. Eso envía una señal equivocada al mercado. En parte, para equilibrar este viento en contra, las empresas ahora están devolviendo un mayor porcentaje de las ganancias a los inversores e invirtiendo menos en nueva exploración y producción.

3. Cadena de suministro y mano de obra. Como cualquier otro sector, las empresas de energía aún se están recuperando de los bloqueos relacionados con la pandemia y están luchando por obtener los materiales y trabajadores para expandir la producción. La escasez mundial y los cuellos de botella en el transporte han empujado insumos como el acero tubular y la arena a precios históricamente altos. A menudo, no están disponibles en absoluto. Esto limita la exploración nueva a nivel mundial y evita que la oferta se mantenga al día con la demanda.

4. Infraestructura. Estados Unidos carece de la infraestructura necesaria para apoyar una mayor producción. Campañas bien financiadas y coordinadas han derrotado proyectos importantes como oleoductos y gasoductos naturales que son necesarios para mover productos. Nueva York y Nueva Inglaterra carecen de la capacidad de gasoductos para aprovechar la formación cercana de Marcellus Shale en Pensilvania y, en consecuencia, tienen algunos de los precios de energía más altos del país. Después de años de esfuerzos bipartidistas para simplificar los permisos para proyectos, la Administración Biden ahora se ha movido para revertirlos agresivamente, enviándonos de regreso a un proceso de revisión ambiental de la era de 1970 que retrasará proyectos de todos tipos, especialmente renovables.

5. Falta de acción. Si bien la Administración Biden ha expresado su apoyo al aumento de la producción nacional, su retórica no ha sido respondida con acciones. Aparentemente, la Administración todavía está pausando algunos, si no todos, los nuevos arrendamientos y permisos en tierras y aguas federales (que representaron el 22% de la producción de petróleo y el 12% del gas natural). No ha logrado presentar un nuevo plan de cinco años para el desarrollo de petróleo y gas en alta mar a pesar de que el actual expira este verano. La falta de un nuevo programa de arrendamiento de cinco años cerrará nuevas exploraciones y eventualmente obstaculizará la producción en el Golfo de México.

6. Mercados globales. El petróleo, en particular, es una materia prima global negociada en un mercado global. Los diferentes tipos de productos derivados del petróleo se producen en diferentes lugares, según las configuraciones de las refinerías, y se envían a todo el mundo. El precio que pagan los consumidores en la bomba refleja el costo del petróleo crudo, la refinación, el transporte, la distribución y los impuestos.

¿El lado positivo?

Cuando se trata de inflación energética, Estados Unidos tiene una gran ventaja: es el mayor productor de petróleo y gas natural del mundo. Esto ha ayudado a silenciar la volatilidad en mercados como el del gas natural, especialmente en relación con Europa y Asia, que dependen de las importaciones. Por ejemplo, Europa ahora gasta más del 9 % de su PIB en energía, la proporción más alta desde 1981 (EE. UU. gasta alrededor del 6 %).

¿Qué debemos hacer al respecto?

Los precios más altos de la energía actúan como un impuesto sobre la economía y aumentan las presiones inflacionarias en la cadena de suministro. Por lo tanto, la Administración debe ser clara y consistente en su apoyo a la expansión de la producción de energía de EE. UU., lo que proporcionará señales importantes a los mercados y ayudará a limitar el impacto de la energía en la inflación. Eso incluye realizar ventas de arrendamiento integrales en tierras y aguas federales, avanzar rápidamente para adoptar un nuevo Programa Nacional de Arrendamiento de Petróleo y Gas de la OCS para el desarrollo de petróleo y gas en alta mar, evitar imponer nuevas cargas regulatorias y apoyar las reformas de permisos necesarias para construir infraestructura energética.

En pocas palabras: abordar estos problemas no aumentará instantáneamente los suministros. La producción de energía requiere una gran cantidad de tiempo de anticipación. Sin embargo, la actual falta de apoyo a las políticas de producción de energía garantizará que permanezca muy por debajo de lo que podría ser y mantendrá a los inversores al margen, haciéndonos más dependientes de las fuentes extranjeras y asegurando que los precios más altos lleguen para quedarse. Eso no es un buen augurio para la inflación en toda la economía.

Noticias relacionadas

Inflación sigue desacelerándose en agosto

Escribe: AmCham Perú
Leer más

Crecimiento moderado y lucha inflacionaria: la ruta económica para la región Andina este 2022

Escribe: Daniel Zaga, Director de Análisis Económico para Deloitte Spanish Latin America
Leer más

EE.UU.: Lo que los pequeños empresarios necesitan para enfrentar la incertidumbre

Escribe: Lindsay Cates, Gerenta de Comunicaciones y Estrategia de la Cámara de Comercio Americana
Leer más

Combatiendo la inflación: detrás de los altos precios de la energía y qué hacer al respecto

Escribe: Matt Letourneau, Director General de Comunicaciones y Medios del Instituto de Energía Global
Leer más

Seis formas en que la ley estadounidense empoderaría a la Comisión Federal de Comercio

Escribe: Neil Bradley Vicepresidente Ejecutivo, Director de Políticas y Director de Defensa Estratégica de la Cámara de Comercio Americana
Leer más

Inteligencia Artificial: sobre la expansión de la prosperidad y reducción de daños potenciales

Escribe: Michael Richards, Director, Política, en el Centro de Participación Tecnológica de la Cámara de Comercio de EE. UU.
Leer más

Electricidad en EE.UU.: ¿la próxima escasez?

Escribe: Heath Knakmuhs, vicepresidente y asesor de políticas del Instituto Global de Energía de la Cámara de Comercio Americana
Leer más

BCRP: remesas del exterior crecieron 8.9% en el primer trimestre

Escribe: Am
Leer más

Kallpa entrega certificados de energía renovable a clientes

Escribe: Comunicación Corporativa
Leer más

SelectUSA: consideraciones para invertir en los Estados Unidos

Escribe: Luis Altamirano, economista y editor de AmCham Perú
Leer más

SelectUSA: preguntas clave para establecer negocios en EE.UU.

Escribe: Luis Altamirano, economista y editor de AmCham Perú
Leer más

Ontier sobre la Guía de Inversión Perú – EE.UU.: «No hay capital mínimo para crear una entidad»

Escribe: Luis Altamirano, economista y editor de AmCham Perú
Leer más

Te puede interesar

Mensaje para Ciudadanos Americanos - Elecciones de mitad de periodo 2022: Solicitud y envío de votos en blanco

Mensaje para Ciudadanos Americanos: Formación de votantes en el extranjero

Los CDC de EE.UU. emiten alerta de nivel 2 por brote de viruela del mono

Mensaje para Ciudadanos Americanos: Servicios de Seguro Social en el Perú

Noticias relacionadas

Inflación sigue desacelerándose en agosto

Escribe: AmCham Perú
Leer más

Crecimiento moderado y lucha inflacionaria: la ruta económica para la región Andina este 2022

Escribe: Daniel Zaga, Director de Análisis Económico para Deloitte Spanish Latin America
Leer más

EE.UU.: Lo que los pequeños empresarios necesitan para enfrentar la incertidumbre

Escribe: Lindsay Cates, Gerenta de Comunicaciones y Estrategia de la Cámara de Comercio Americana
Leer más